Apurímac (Ciudad de Andahuaylas)

+ Información General
+ Historia de Paz y Esperanza
+ Proyectos
+ Oportunidades de voluntarios
+ Testimonios

Información General

Población: 31,361

Altura: 2926 m sobre el nivel del mar

Temperatura promedio: 18˚C

Apurímac está ubicada en la sierra del Perú.  Andahuaylas es la ciudad más desarrollada del departamento Apurímac.  El quechua es el principal idioma en la región, pues la mayoría de la población es quechua-hablantes. El castellano es el segundo idioma.  En quechua, Andahuaylas significa “pradera de los celajes.”  

Historia de Paz y Esperanza

La oficina de Paz y Esperanza en Apurímac  empezó como una extensión del Proyecto “Reconciliación y Reparaciones para el Desarrollo Local” de la oficina en Ayacucho en 2006.  Tal como Ayacucho, la región Apurímac fue muy afectada por la violencia política en las décadas 1980-2000. Sin embargo,  Ayacucho recibió mayor atención en el campo de las reparaciones.  Por esta razón, se extendió el proyecto a Apurímac, especialmente  para contribuir con el desarrollo humano, la democratización y la construcción de una cultura de paz en las comunidades quechuas.

La oficina se convirtió a una oficina regional en 200. Mientras la sede actual estaba en la ciudad Andahuaylas, la mayoría del trabajo se hacía en zonas rurales y con autoridades locales.  La oficina ha avanzado mucho en las reparaciones pos-conflicto y en su enfoque en desarrollo local e incidencia política. 

Proyectos de Paz y Esperanza Apurímac

1.  Educación Intercultural Bilingüe con niños quechuas de 3 a 12 años, de zonas pobres y de comunidades alto-andinas. El aprender en una lengua distinta a la suya disminuye su rendimiento escolar; es por ello que proponemos una educación en su lengua natal, que interactúe con el aprendizaje del castellano y tome en cuenta la riqueza y diversidad social y cultural de estos pueblos, capacitando a profesores e incorporando a la comunidad y autoridades en la educación de sus hijos.  Como resultado, se ha logra un mejoramiento significativo en el aprendizaje, revaloración de prácticas culturales y docentes comprometidos con una mejora de la educación.     

2.  Mujeres Emprendedoras.  Es un proyecto de empoderamiento a mujeres y se puede ser dividido en tres actividades principales:  

  • Comunicadoras Comunitarias. Son mujeres que en su idioma natal usan la radio, para sensibilizar a las mujeres sobre sus derechos a la integridad física, psicológica y sexual, para prevenir la violencia contra las mujeres y la niñez, debido a que muchas mujeres,  principalmente de zonas rurales, son víctimas de una diversidad de violencias.
  • Desarrollo de actividades productivas. Las mujeres desarrollan capacidades productivas con visión emprendedora,  que dependiendo de la zona y su contexto, ellas puedan generar la mejora de sus ingresos, levantar su autoestima y empoderamiento para afrontar graves situaciones de violencia familiar y abandono.
  • Incidencia por los derechos de la mujer y la niñez.  Empieza en las mismas comunidades campesinas, el respeto a los derechos de las mujeres y niños empieza en el hogar, en la escuela y en la comunidad. Esto se logra con la participación de lideresas, que también inciden políticamente en sus municipalidades, empezando por colocar la prevención de la violencia contra la mujer, en los planes de gobierno.  Algunas municipalidades están proponiendo la creación de casas de refugio para mujeres maltratadas.

3.  Kuska – Escuelas Taller para Mujeres. Muchas adolescentes y jóvenes mujeres de comunidades rurales, por diversas razones dejaron de estudiar, quedando marginadas y con pocas oportunidades para acceder a una mejor inserción laboral o generar ingresos económicos para afrontar situaciones adversas, muchas son madres solteras o sufren de violencia familiar. En estas escuelas ellas mejoran sus capacidades educativas, desarrollan habilidades sociales y aprenden diversos oficios desde una visión emprendedora. Impulsamos talleres de gastronomía, bisutería, peluquería y  cosmetología, entre otros. Buscamos que ellas sean actoras de sus propios cambios.

4.  Misión Integral.  En muchas comunidades campesinas, quechuas; se encuentra una iglesia evangélica y no pocos de sus líderes son autoridades públicas. Buscamos con ellos, fieles al evangelio, hacer de la iglesia una organización que de sal y luz, que tenga influencia en su comunidad, que también aborde los problemas de sus comunidades y sea un actor social importante. No es fácil el trabajo porque también encontramos posiciones dogmáticas que impiden la participación de la iglesia en asuntos de interés público, señalando que su tarea de misión es estrictamente en el campo espiritual.

Galería de Fotos